inveuro

Articulos de opinion (106)

Sábado, 27 Diciembre 2014 19:09

Adiós 2014. Hola 2015

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

 

Qué tenemos?

Índices USA en máximos históricos (Al Nasdaq Composite le queda un 7% aprox.)

VIX por debajo de 15

Índices Europa, rompiendo o a punto de romper hacia arriba (va por barrios centro vs periferia)

VVDAX por debajo de 20

Índice Hang Seng con fuerte resistencia en 25.000 y Nikkei que apunta maneras para ser la gran sorpresa de 2015 (Están apostando muy fuerte)

Bund Alemán en máximos ¿Habrá QE?

10 Year USA Note en rango lateral, pero un escalón por debajo de máximos

El Dollar Index, rompiendo rango lateral y en subida libre

La libra también se encuentra fuerte no así el euro y menos aún el yen

El Oro se mantiene lateral bajista (Quizás debería haber bajado más)

El petróleo por debajo de 60 $

Salvo que los índices americanos se vuelvan a dar la vuelta en el 5000 del Nasdaq composite al Ibex le quedará por subir un escalón, así que para el año viene espero:

Caída del Oro, lateral del petróleo

Subida del Dólar Index, bajada del euro, bajada del yen y apreciación de la libra

Subida de Europa, subidón en Nikkei y lateral en Hang Seng y Índices USA

Dejo un gráfico del Ibex 35. Si se produce la subida del escalón aún se está a tiempo

Ibex 35_para_2015

A principios de año nos hacíamos eco de los pronósticos para el 2014, todo parecía un camino de rosas para la RV ahora vemos que podemos tener curvas y nos entra el miedo

 

El NAAIM survey (Asociación americana de inversores individuales) ha presentado unas lecturas por encima de 90 las últimas semanas, ¿quién dijo miedo?

 

Tanto el ratio call/put como el índice de volatilidad han dado este viernes un golpe en la mesa, rompiendo la senda de mínimos decrecientes

 

Tenemos a todos los índices en tendencia alcista pero por si quieren ajustar los stops (sino lo han hecho ya) os dejo el gráfico del índicador VIX asociado a la volatilidad del SP500

 

VIX semanal

Lunes, 17 Diciembre 2012 09:59

Reflexión.

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

santiago‘Reflexión’ no es igual a ‘conclusión’. Está claro, ya, pero …

Todo el planeta en mayor o menor grado pero España, en particular, tiene dos problemas: 1) debe una cantidad total que no puede pagar porque 2) no crece lo suficiente.

Además no puede crecer lo que debería para poder pagar porque el modelo económico del planeta, y en particular el submodelo de España, está agotado.

Pero como lo que se debe se tiene que pagar (a menos que los acreedores digan lo contrario), España ha de imponer una caterva de recortes en su gasto público a fin de, a) de lo que ingresa, reservar -para el pago de los intereses de lo que debe- la cantidad que por tan concepto tenga que abonar, y b) dejar claro que no tienen ninguna intención de no pagar y que está dispuesta a hacer lo que haga falta para hacerlo.

Y los Gobiernos central, regionales y locales van implementando los recortes de gasto, disminuyendo o anulando partidas según una lógica, que debe suponerse correcta, adecuada y consecuente.

El problema es doble: por un lado, y en los bienes públicos, si no se escoge de forma absolutamente correcta a qué y a quienes afectan tales recortes se están creando ineficiencias al gastar menos en partidas que producirían un mayor crecimiento en el futuro; por otro, al dar un proporcionalmente mayor protagonismos a lo privado, tal vez se lleguen a desperdiciar unos recursos escasos al decidir en qué y en quien gasta el propietario de tales recursos no decidiendo de forma eficiente sino movido por otros parámetros: personales, familiares, afectivos, ...

En abundancia, aunque sea supuesta, es fácil decidir; lo realmente complicado es decidir lo conveniente en escasez.

Con un agravante: la eficiencia no distingue entre privado y público.

Lunes, 10 Diciembre 2012 11:19

¿La solución?. Exportaciones, ¡naturalmente!

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

billetesLas exportaciones españolas han crecido y mucha gente está muy contenta porque es, dicen quien así piensan, la muestra de que la economía española ha recuperado competitividad, competitividad que ha aumentado por el éxito que ha tenido la devaluación interna que ha acometido España. Sobre esta maravilla maravillosa de las exportaciones españolas varias reflexiones:

1 – Quienes tanto ensalzan el incremento de las exportaciones deberían meditar sobre qué bienes y qué servicios exporta España, es decir, sobre el valor añadido de lo exportado. España exporta Ibizas, no M5s. No es que sea malo producir y exportar Ibizas, pero es que diseñamos, producimos y exportamos cero M5s, y, encima, nadie en España puede decidir absolutamente nada en relación a esos Ibizas que aquí se producen.

Caricaturas al margen (y ojo: España es una potencia en el mundo del automóvil): España produce y exporta bienes de reducido valor añadido, lo que pone de manifiesto una estructura que precisa un volumen y una calidad de inversión muy concreta y una realidad en la que apuesta demasiado al abaratamiento de las condiciones laborales: hoy son más productivas instalaciones agrícolas holandesas que españolas, y hoy se están produciendo deslocalizaciones agrícolas españolas hacia Marruecos; que esto suceda con otros subsectores económicos es cuestión de meses.

2 – España exporta, si, pero las exportaciones españolas están muy concentradas geográficamente: tres regiones exportan el 48,2% del total de lo que exporta España, añadiendo dos más el 67,2% (Catalunya, Madrid, Andalucía, Euskadi y Com. Valenciana), lo que llevaría a adentrarnos en la economía regional y en como se genera el PIB en España. Por otra parte, atendiendo al PIB regional, el peso de las exportaciones en el peso de las economías regionales es variadísimo, oscilando del 43,2% en el caso de Navarra o del 31,6% en el de Euskadi, al 3,2% en el de las Islas Baleares.

3 – España produce y exporta lo que produce y exporta, y lo hace con una productividad muy baja cuyo comportamiento  está totalmente vinculado a la relación entre oferta y demanda de trabajo. Cuando el PIB ha crecido en España, lo ha hecho la demanda de trabajo, a costa de que la productividad decreciese: cuando ‘España fue bien’ fue cuando más se redujo la productividad en España; y al revés, cuando las cosas van mal y la economía no crece o decrece, es cuando la productividad aumenta … a base de que la demanda de trabajo se reduzca y los despidos se disparen en una atmósfera de mantenimiento o crecimiento de la oferta de trabajo

España está ahora aumentando su competitividad a base de reducir salarios y generar desempleo del factor trabajo, es decir, a base de disminuir costes laborales y de forzar a que quienes trabajen hagan más por menos. Y lo hace así porque la economía española es incapaz de aumentar sanamente la productividad: a través de inversión porque el valor de lo que produce España es bajo: del total de exportaciones realizado por España en el 2011, el 24% correspondió a dos partidas ‘Automóviles’ y ‘Combustibles’.

4 – La constatación de lo anterior: la Balanza de Royalties: el grado de cobertura de lo que España ha de pagar como royalties en función de lo que España obtiene por royalties: en el 2000, el 24%; en el 2010, el 34%; lo que cobra cuerpo al observar el porcentaje de las exportaciones españolas que son calificadas como de ‘alto valor añadido’: el 4,92% en el año cumbre del ‘España va bien’, el 2006.

5 – España podrá continuar con este esquema mientras los costes laborales puedan continuar bajando lo que haga falta que bajen y mientras el desempleo pueda continuar amentando todo lo que sea necesario que aumente en función del nivel de cualificación que es preciso que tenga el factor trabajo para hacer lo que España hace. Cierto es que el miedo, el hambre y la represión pueden conseguir mucho, pero todo en esta vida tiene un límite: con la evolución de la capacidad de endeudamiento lo hemos visto recientemente.

6 – Hay quien argumenta, no obstante, que lo importante es que España aumente su competitividad y mejore su productividad, aunque sea a costa de que se empobrezca su población y de que se dispare su desempleo; y si la productividad crece -aunque se de forma sucia- los costes podrán bajar con lo que la competitividad aumentará y las exportaciones irán mejorando. Ya, pero aún dejando a un lado todo lo que haya que dejar a un lado para seguir ese esquema, lo cierto es que a) en un escenario de escasez otros intentarán copiar el método, y b) por muy competitiva que España sea en lo que fabrica, para que España exporte otros han de consumir lo que fabrica España, es decir, este esquema supedita el crecimiento a la dependencia; Alemania y China de eso saben mucho.

España ha recorrido un gran bucle para volver a un sitio parecido del que salió hace unos quince años. Gracias al crédito y a la capacidad de endeudamiento que a España se le concedió España pudo ir muy bien. Compraba de todo en el exterior y financiaba, en el exterior y en el interior, todo lo que se le ocurría. Ahora todo aquello se acabó y España debe volver a donde estaba, pero peor: más pobre, con más paro, con peores expectativas y tocada psicológicamente al saber que ya nunca volverá ‘lo de antes’.

Magistralmente lo ejemplificó Giuseppe Tomasi di Lampedusa en ‘Il Gattopardo’: ‘que todo cambie para que todo siga igual’, aunque aquí tal vez fuese más descriptivo aquello de que ‘Para este viaje no hubieran hecho falta alforjas’. Claro que también es verdad que ‘Que me quiten lo bailao’.

Estamos ante un clásico (1905), es cierto que extrapolarlo al funcionamiento de los mercados financieros de hoy en día puede ser exagerado pero es recomendable, o al menos así me lo parece reflexionar sobre alguno de sus puntos de vista.

 

 "La masa es siempre intelectualmente inferior al hombre aislado. Pero, desde el punto de vista de los sentimientos y de los actos que los sentimientos provocan, puede, según las circunstancias, ser mejor o peor. Todo depende del modo en que sea sugestionada".

 

"El autor hace más de un siglo habla de la razón práctica y de la razón pura así como del fenómeno social como diferente del fenómeno individual".

 

 "Habla de la masa como reunión de individuos dónde predomina el sentimiento antés que el discernimiento".

 

 " La masa es un agregado movido por el sentimiento no por el intelecto".

 

" El sabio y el imbécil se igualan dentro de la masa".

 

" La masa va siempre hacia los extremos".

 

" El individuo puede reaccionar si está fuera de la masa, pués puede razonar y ver con perspectiva, ahora bien, una vez dentro el sentimiento podrá con su capacidad de razonamiento".

 

"Habla de alucinaciones colectivas y da ejemplos de como la facultad de ver correctamente se pierde cuándo se forma parte de la masa".

 

"Por el sólo hecho de que el individuo forme parte de la masa su inteligencia se disipa".

 

" Pocos son los que quedan con espíritu crítico y capaces de formarse una opinión particular basada en sus propios razonamientos".

 

" Concluye diciendo que las observaciones colectivas son las más erróneas de todas y que lo más normal es que ellas representen la simple ilusión de un individuo o de un pequeño grupo que por vía de contagio ha sugestionado a los demás".

 

Reflexión personal: hay que ser crítico con la información que procesamos.

 

Un saludo a tod@s,

 

 

 

 

 

 

Lunes, 03 Diciembre 2012 16:07

¿Comedores sociales?

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

ikeaRecibo un mail de un lector. Me incluye un artículo. Reproduzco ambos (Lo siento: no tengo la fuente del artículo):

“Siempre pensé que, por razones humanitarias, habría que intentar “confundir” un comedor social con un restaurante clásico.

IKEA nos da la oportunidad de pasar de un saltito a asumir que ya no somos clase media, somos pobres.

 “Hoy comemos los seis en IKEA por 8 euros”. Autor: Gonzalo Suárez

 Perritos a 50 céntimos, albóndigas a un euro... Personas en apuros recurren a las ofertas de Ikea para comer caliente. Un cliente: «Quien pasa hambre es porque quiere».

La mujer se plantó ante el mostrador de Puri, en la cafetería del Ikea de Murcia, al caer la tarde. En una mano llevaba un billete de cinco euros; en la otra, un repóker de niños hambrientos. Pidió cinco menús infantiles: pasta, yogur y zumo a un euro por cabeza.

- Cocinera, ¡Échanos más macarrones, que tenemos hambre!-, aullaban los chavales.

- Hágales caso. Ellos tienen hambre... y yo no tengo más dinero-, terció la mujer.

La cocinera se conmovió ante la escena. Así que, disimuladamente, sirvió un cacito extra a cada niño. «Eso sí, la madre se quedó sin cenar», recuerda.

La cafetería de Puri, como la de las 18 tiendas de Ikea en España, lleva meses a reventar. Y no sólo de clientes que toman un tentempié mientras amueblan la casa. También hay personas en apuros económicos que combaten el hambre con las ofertas de la empresa sueca. «Desde que empezó la crisis, esto es el no parar», resopla la cocinera.

En Ikea se puede comer todo un día por sólo tres euros. De desayuno, café y un bollo: 50 céntimos. De comida, un menú infantil: un euro. De merienda, un perrito caliente: medio euro. Y, de cena, diez albóndigas con puré de patatas y salsa de arándanos: otro euro. Más barato que cocinar en casa.

De ahí que hayan surgido auténticos expertos en exprimir estas ofertas. Como Israel, de 36 años, y Cecilia, de 28, que visitan dos veces a la semana el Ikea de Alcorcón (Madrid), a los que hoy se ha unido la madre de ella, María Luisa. Por sólo 5,80 euros, cenan los tres: dos raciones de albóndigas, tortitas con nata, más pan, café y refresco. El trío explota todas las rendijas del sistema. El café les sale gratis porque tienen la tarjeta Ikea. El refresco es rellenable, así que comparten un vaso entre todos. Y los días que no hay oferta de albóndigas, se contentan con el menú infantil. «Con eso cenas... Aquí quien pasa hambre es porque quiere».

Así, algunos han convertido Ikea en una especie de comedor social. En el Ikea de Jerez, tres matrimonios con hijos cenan allí casi todos los días.

Piden albóndigas más un refresco para compartir. Los días especiales, añaden un cucurucho de helado para los niños. La familia duerme con el estómago lleno por cuatro o cinco euros.

«Ni McDonald´s puede competir con esto», coinciden Silvia y Rubén, dos inmigrantes mexicanos que cenan albóndigas y refresco de cola en el Ikea de Hospitalet. «Es bueno. Es barato. Y el lugar es cómodo».

Cuando fundó Ikea, Ingvar Kamprad solía decir: «Un estómago vacío no compra muebles». Ahora, la crisis ha falseado esta sentencia. Cada vez más clientes utilizan el atajo semioculto que permite saltarse el laberinto de muebles y plantarse directamente en la cafetería. «Muchos sólo vienen a comer», confirman los sindicatos.

En Ikea no facilitan estadísticas sobre este fenómeno. En cambio, sí que confirman que han modificado su política de precios por la crisis. «Este año hemos reducido los precios de nuestros productos de alimentación más vendidos para que todo el mundo pueda comer comida de calidad a buenos precios», dice Kevin Johnson, director del área de restauración de Ikea.

Seis millones de perritos, 16 millones de albóndigas... Las cifras de ventas son colosales. En total, sus cafeterías facturaron 55,67 millones de euros el año pasado, un 23% más que en 2009. Y eso que han recortado sus precios, lo que significa que el volumen de comida que han servido crece todavía más.

En Alcorcón, nada hace intuir esta tendencia. La clientela parece la de siempre: jóvenes que montan su primer hogar, familias cargadas de muebles...

Pero, entre el gentío, se detecta a los que sólo han venido a comer. El jubilado que rellena el café tres o cuatro veces. El cuarentón que recicla un vaso de la basura para tomar un refresco gratis. Los clientes que remolonean hasta las 17:00, cuando entra en vigor la oferta de las albóndigas a un euro.

Entre los adictos de los meatballs está la familia Navarro-Sayabera. Por ocho euros, cenan seis: el matrimonio (Ana y Juan Jesús), los niños (Marcos e Irene) y los suegros (Rosa y Simón). Entre todos, dan buena cuenta de una ensalada y seis platos de albóndigas.

-¿Por qué vienen a Ikea?

-Mi mujer está en paro. Yo monto ascensores y ya sabes cómo está la construcción...

Hay que ahorrar-, cuenta Juan Jesús.

El fenómeno es cada vez más habitual en España. Aunque, de momento, ha pasado desapercibido. Aquí no se han producido las protestas de Bélgica, donde la patronal de hosteleros invitó a 200 vagabundos a Ikea para denunciar su «competencia desleal». «Tras ver las albóndigas por un euro, la gente tratará los restaurantes normales como ladrones», dijo su presidente.

Muchos restauradores no entienden cuál es el negocio de vender diez meatballs a un euro. Y la respuesta es simple: en realidad, no es un negocio. «Ikea concibe la venta de comida como un servicio, no como una actividad de la que sacar beneficio», explica una portavoz de la multinacional sueca.

Gracias a la cafetería, Ikea consigue que sus clientes se queden más tiempo en su local. Además, los precios ajustadísimos afianzan su imagen low cost.

Tras la paliza de recorrer la tienda, lo último que ve el cliente es un perrito a 50 céntimos.

Pese a estas irresistibles ofertas, las cafeterías de Ikea ganan dinero. O, al menos, no lo pierden. «Teniendo en cuenta que en 2011 se vendieron 16 millones de albóndigas, en raciones de 10, 15 o 20 unidades, no es difícil entender que los grandes volúmenes permitan generar lo suficiente para pagar los costes de estructura», explican en Ikea.

Pero esta jerga de MBA no está en la mente de las personas en apuros que visitan sus instalaciones. En el Ikea de Badalona, por ejemplo, un hombre demacrado almorzaba todos los días dos perritos calientes y varios vasos de refresco.

-Señor, que esto no es sano-, le decía la responsable del tenderete.

-Ya, hija, pero no puedo permitirme otra cosa.

Hace semanas que el cliente no aparece a su cita diaria. «Estoy preocupada», admite la camarera.

De vuelta a Murcia, Puri recuerda a la pareja que pidió cuatro raciones de albóndigas: dos para comer en el momento, otras dos para un tupper. O el matrimonio de ancianos que, avergonzados, le pidieron comida gratis. «Saqué dinero de la taquilla, me puse a la cola y les invité a cenar...», recuerda. «A veces, este trabajo te parte el alma»”.

Mi respuesta:

“En cualquier caso y por mucho que digan los responsables de Ikea, pienso que cuando pusieron en marcha las cafeterías con esos precios en sus tiendas ni por lo más remoto pensaron que iban a servir para alimentar a personas pobres que no iban a comprar nada; de todos modos la idea, sigo pensando, no es mala: desarrollan una imagen social que atraerá a clientes que sí comprarán”.

Si, también por esto: ya estamos aquí. Y recordé “They Shoot Horses, Don't They?” (Sydney Pollack, 1969), aquel film ambientado en la miseria de la Depresión y que recoge los maratones de baile en los que una pareja ganaba un puñado de dólares y en los que se podía estar bajo techo y alimentado mientras se aguantaba el ritmo. Aquí el film se exhibió con el título de ‘Danzad, danzad, malditos’.

Lunes, 29 Octubre 2012 08:52

Paro.

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

paroPregunta. ¿Por qué en la India la miseria alcanza las cotas que alcanza y son monstruosas las carencias que afectan a todo el país?.

Respuesta. Porque a pesar de que desde que obtuvo su independencia en 1947 el PIB de la India ha aumentado como un cohete, ese crecimiento ha sido totalmente insuficiente para sostener a una población que ha crecido mucho más que exponencialmente.

En España ya hemos llegado a una tasa de desempleo del factor trabajo del 25%, de hecho la hemos superado: uno de cada cuatro residentes en España queriendo trabajar no encuentra trabajo. Y que nadie diga aquello del trabajo en negro: de entrada la EPA no pregunta a la gente si trabaja en blanco, de salida añadan el paro encubierto que cada vez con más violencia está afectando a España.

Y podría ser peor, mucho peor: ¿se imaginan qué tasa de paro podría tener España si su tasa de actividad fuese superior, es decir, si más personas con edades comprendidas entre los 16 y los 65 años dijesen que quieren trabajar y buscasen un empleo?. ¿Se imaginan qué sería esto si la tasa de actividad española fuese del 80% en vez de ser del 59,9% como es ahora?.

El ajuste fino de la tasa de paro ya nos indica algo. El porcentaje de población desocupada sobre población activa de las personas que tienen la ciudadanía española es del 22%, la de las personas inmigrantes es del 32%. Sobre esto ningún político de ningún color ha dicho nada que no hayan sido soflamas políticas que, pienso, nada aportan; pero también muy pocos expertos han abordado el tema. Y ya va siendo hora.

Si en España hay cerca de seis millones de personas desempleadas o parcialmente empleadas contra su voluntad porque quisieran estarlo a tiempo completo, es porque en España no hay trabajo para ocuparlas a todas. Es así de simple: no-hay-trabajo-para-todas porque todas no son necesarias. Y por si eso no fuese suficiente, pero en gran medida por eso, no pueden ser empleadas porque España precisa crecer, como mínimo, al +2,0% para crear empleo neto, y España hasta por lo menos el 2018 no va a crecer a esa tasa (lo que, en los momentos actuales, equivale a decir en el 2087).

Entonces, ¿qué?. La Reforma Laboral ya ven para qué ha servido: para que las grandes y medio-grandes empresas se quiten de encima a la gente que les sobra, y así van a seguir; diga lo que diga la Sra. Ministra de Trabajo. La economía española ya ven como está: decreciendo en una situación de estancamiento. Las actividades que en España han sido / son motor económico: construcción, automóvil, turismo, hostelería, …, ya ven como están y lo que de sí dan. Entonces, ¿qué?.

El problema fundamental de la India ha sido tener un crecimiento demográfico desmedido y fuera de control. Su población ha crecido, pero una parte de esa población no ha contribuido absolutamente para nada al crecimiento y, sin embargo, ha consumido recursos, individualmente es cierto que no han sido muchos, pero esos no-muchos multiplicados por varios cientos de millones han llevado al país a una posición muy por detrás de en la que hoy podría estar y con un bienestar muy superior para la población sí necesaria, si esa población no necesaria no hubiese nacido.  

España, sobre todo a partir de mediados de los 90 empezó a traer población inmigrante, casi seis millones hasta hoy. La mayoría de esa población ya es sabido para qué fue utilizada o en qué fue empleada cuando se empleó por su cuenta. Criticar ahora que entonces se trajese a esa población es absurdo porque si no se hubiese traído España no hubiese crecido lo que creció ni a la velocidad como creció. El problema es cómo se gestionó la llegada y la permanencia de esa inmigración por los distintos Gobiernos -todos- que desde mediados de los 90 han gobernado el reino: muy rematadamente mal, pienso.

La única forma de reducir la tasa de desempleo y el número de personas desempleadas es, pienso, reducir la población activa; sé que no es la primera vez que lo digo, pero ahora ya no puede camuflarse más el tema. Lo repito: si de verdad, de verdad de la buena, se quiere que la población desempleada se reduzca, la vía principal pasa porque disminuya la población activa.

Cierto: en algunas tareas de muy baja productividad y cuando no sea rentable invertir para aumentarla (bastantes más de las deseables, por desgracia) podría repartirse el tiempo de trabajo; también podrían realizarse tareas que ahora no se realizan y remunerarlas con la prestación por desempleo, primero, y después con el salario mínimo, para lo que habría que aparcar algunos principios democráticos, pero parece ser que ahora los tiros están yendo por ahí; pero, no nos engañemos, todas esas iniciativas  supondrían reducir el número de personas desempleadas en unos cuantos cientos de miles, poco más, y el problema del paro en España es de millones.

El grueso del problema del paro se halla en la población activa que se trajo y que ya no es necesaria y que a seguir no siéndolo porque, y aquí radica el quid de la cuestión, las actividades para cuyo cumplimiento se la trajo ya no necesitan tal volumen de población, máxime teniendo en cuenta que el problema se multiplica al ser enorme su tasa de natalidad: en Catalunya, en el 2010, de cada 100 bebés que nacieron en la región 90 eran hijos de inmigrantes. (¿El envejecimiento de la población?, la reposición demográfica puede ser, llegado el caso, programada y regulada con inmigración seleccionada).

Ya sé, ya sé. Habría que realizar muchos estudios de idoneidad, de cuadre entre necesidades y realidades. Pero al final llegaremos a lo mismo: sobra población activa porque no es necesaria, y cuanto más tarde se aborde este problema, peor porque se politizará y se le añadirán tintes feos, muy feos, abominables; unos tintes que no hace ninguna falta añadir … si es que no se quieren añadir con finas concretos.

Al final de los finales queda la respuesta que me dio el Sr. Celestino Corbacho cuando, siendo Ministro de Trabajo, le pregunte cuando aumentaría la tasa de ocupación en España y se reduciría la tasa de paro. ‘Cuando el PIB aumente y los bancos vuelvan a dar crédito’, me respondió.

¿Cómo va a resolver la India su problema de exceso demográfico?. Ni idea.

Miércoles, 24 Octubre 2012 09:41

Agencias de calificación (de nuevo)

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

rating a+¡Qué horror!, ¿no?. Las agencias de calificación no han sido todo lo escrupulosas e imparciales que debían haber sido al elaborar sus dictámenes y estudios. Lo dice un estudio publicado y difundido por el BCE (http://www.ecb.europa.eu/pub/pdf/scpwps/ecbwp1484.pdf) pero del que el Banco del euro no se responsabiliza.

Resulta que desde 1990, que es cuando el estudio inicia su andadura, las agencias han estado favoreciendo con sus calificaciones más guays a las entidades financieras más potentes, a las que más utilizaban sus servicios, y a las que les proporcionaban más negocio posterior, es decir, más clientes para calificar activos emitidos por estos clientes. En ningún momento se habla de fraude, pero el informe, pienso, consigue su objetivo: sembrar aún más dudas sobre la honorabilidad del trabajo de dichas agencias, posiblemente las del paquete de dudas definitivo. ¿Por qué?.

Este tema ya lo hemos abordado, y, nuevamente pienso que lo único que pone de manifiesto es la hipocresía que envuelve todas las relaciones socio-económico-políticas de nuestro sistema: dijiste lo que dijiste cuando lo dijiste porque convenía, pero ahora ya no es conveniente que lo digas, aunque puedes seguir diciéndolo durante un tiempo.

El megaboom en el que ha estado inmersa la economía planetaria (unos sitios más que otros, ya) desde 1995 y que empezó a declinar en el 2007 para quedar muerto en el 2010 fue, en una muy gran medida posible gracias al papel desempeñado por las agencias de calificación. Quienes emitían activos necesitaban que tales activos tuvieran una supercalificación, y al igual que lo necesitaban quienes los compraban para negociar con ellos. Si la valoración del activo era técnicamente perfecta e impoluta o era susceptible de mejora, pura y simplemente dejaba de importar porque la pureza de tal activo quedaba reflejada en sus volúmenes de negociación, en las cotas que tal cotización alcanzaba, y en las comisiones que alcanzaban los negocios que con esos activos se realizaban.

Ahora este informe puede decir que las agencias fueron demonios que engañaron a todo el planeta, pero lo cierto es que si esas agencias no hubieran hecho lo que hicieron no se hubiese crecido lo que se creció ya que su tarea permitió financiaciones que de otra manera hubiesen sido imposibles. Y no, no piensen sólo en superbancos y en inmuebles de revista de arquitectura, piensen en pymes y en rostros sonrientes conduciendo cochazos: ambas, indirectamente, también se beneficiaban de esas supercalificaciones.

Todas esas acciones y procederes ahora calificados de irregularidades tuvieron lugar porque se permitió que sucedieran, porque superfondos de inversión, megabancos y superEstados bendijeron esas acciones y esos procedimientos porque en el manual para el crecimiento del modelo esas acciones y esos procedimientos estaban en el último capítulo, es decir, ya no había nada más seguir creciendo. Evidentemente, cuando el recorrido de esas herramientas se ha agotado, se acabó, y con ese se acabó ha llegado esta crisis, sistémica.

¿Qué tiene de especial este informe?, pues que está bendecido por el BCE. ¿La lectura que hago de sus conclusiones?, pues que, ahora ya sí, las agencias de calificación tal y como las hemos conocido han dejado de ser necesarias, útiles, convenientes, porque el papel que desempeñaban ya no es necesario.

Nadie las va a borrar del mapa de un plumazo porque ese tipo de violencia a esos niveles no se lleva, pero desde ya (desde hace ya unos años) su rol y su importancia irá declinando hasta que sólo sean un recuerdo de lo que fueron. Nacerán otras vías de calificación, técnicas, frías, impersonales; las cosas se valorarán de otra manera porque se atenderá a otros parámetros; y, sobre todo, estarán adaptadas a unas nuevas necesidades entre las que la especulación no figurará; y no porque los inversores se hayan vuelto unos santos, sino porque la especulación habrá dejado de ser necesaria.

¿No desapareció formalmente la esclavitud cuando dejó de ser necesaria?, pues con las agencias de calificación lo mismo.

Miércoles, 17 Octubre 2012 10:23

¿Cómo está España?

Publicado en Articulos de opinion Escrito por

 espanaVerdaderamente es muy curioso, mucho, y desconcertante: más. Se dice y repite, se elucubra: España pedirá el rescate o no lo pedirá, lo pedirá mañana o dentro de unos días; el Gobierno está haciendo las cosas bien o las está haciendo mal; habrá nuevas exigencias o no las habrá, y las condiciones serán las mismas o no lo serán; tararí, tarará, o no; blanco o azul, o amarillo y pastel. Pero nadie, absolutamente nadie, que pinte algo en alguna parte sale y dice en qué Estado se halla realmente España.

El Sr. Presidente del Gobierno lo dijo muy, muy, muy claro el pasado día 11 de Julio en el Parlamento del reino: ‘España ha perdido su capacidad de decisión’. Ergo España no puede decidir, Ergo a España no le queda otra opción que hacer lo que le digan que tiene que hacer. ¿Por qué no se parte de aquí?. (Me han preguntado en diversas ocasiones si creo que al Sr. Rajoy se le escapó esa afirmación. Pienso que no, que en absoluto. Pienso que fue parte de una escenificación muy bien estudiada orientada a dejar muy claro qué podía hacer España por sí misma -absolutamente nada- a fin de salir del atolladero en que se halla metida junto a todos los países europeos.

Pienso que España va a pedir el segundo rescate –adopte este la forme que adopte– cuando le digan que tiene que pedirlo, entre otras razones porque España ha perdido su capacidad de decisión. Pienso que se está esperando que todas las piezas estén encajadas, cada uno en su sitio, todos los papeles donde deben estar, las cuentas claras (en la medida que sea necesario que lo estén), y entonces, y sólo entonces, España solicitará el rescate. Y las opciones: compra de deuda, garantía de impago parcial, … No: la salida del euro no es una opción.

Pero nadie dice cómo está realmente España, nadie dice cuando aquella persona que lleva en paro desde hace un año va a ser contratada de nuevo, tampoco que debe hacer esa persona para que la contraten, ni lo que aquella empresa puede hacer para cobrar lo que le deben, ni lo que aquel ayuntamiento puede hacer para aumentar sus ingresos; nadie lo dice, nadie.

Lo que se dice se dice entre líneas, con triples sentidos, con medias palabras. Como el Sr. Ministro de Economía en su comparecencia en la London School of Economics el pasado Jueves 4: “España no necesita un rescate. Lo que necesita es ciertas condiciones del BCE. La cuestión no es la condicionalidad, sino si estamos haciendo lo correcto para el futuro de España” (El País 05.10.2012, Pág. 25).

‘España necesita que el BCE haga ciertas cosas por y para España, y eso no es un rescate; y eso va a suponer que tengan que tomarse medidas, pero no serán condiciones, sino políticas correctas penando en el futuro’. Vale, muy bien, pero, ¿cómo está España?, ¿Cuándo va a encontrar un empleo aquella persona que está sin trabajo desde hace un año?. ¿Le pagarán a aquella empresa lo que le deben?. ¿Conseguirá recaudar más aquel ayuntamiento?.

En el mismo foro el Sr. Luís de Guindos expuso que las causas de esta crisis en la que se halla inmersa España son tres: “La deuda privada, la burbuja inmobiliaria y la pérdida de competitividad de las manufacturas de un 30% desde el ingreso en el euro” (Misma fuente). Lo que no dijo es que si ese aumento sideral de la deuda privada no se hubiese producido España no hubiese crecido lo que creció y no hubiese ido bien. Tampoco que esa burbuja inmobiliaria de la que todo el mundo ahora reniega y a la que todo el mundo ahora anatemiza fue la que posibilitó el crecimiento, y olvida que siempre que en España ha habido un boom económico ha estado asociado al ladrillo. La última causa es especial: la pérdida de competitividad.

Ya casi nadie recuerda que cuando España fue metida en el euro España NO ERA un país competitivo porque la productividad de su economía era patética. Algunos: poquísimos, dijimos que España pagaría con sangre su entrada en el euro porque iba a estar compartiendo moneda con otras economías que eran muchísimo más competitivas que la española debido a que su estructura de PIB generaba mucho más valor que la española y ello posibilitaba una inversión que alimentaba la consecución de de una mayor productividad y, por ende, la creación de una mayor competitividad. La respuesta a eso fue crédito ultrabatato y capacidades de endeudamiento multiplicadas por lo que hiciese falta.

Y si, el Sr. De Guindos tiene razón: esas han sido en España las manifestaciones de la crisis sistémica en la que estamos, pero no fueron las causas madres, porque lo verdaderamente trágico es que España está como está porque hizo cosas para crecer. España, en parte, está como está porque creció lo que creció; pero, como somos humanos, era inevitable no crecer lo que fuese posible, por lo que el resultado ha sido la debacle en la que nos hallamos. Y encima España sigue teniendo una productividad patética porque su estructura de PIB continúa siendo la que es.

Insisto en la pregunta: ¿por qué no se dice como España está?.

Al hilo de esto: no, no estoy de acuerdo con lo expuesto por el Sr. Gobernador del BdE en el Parlamento del reino el mismo día 4: “De ahí, la enorme importancia que adquiere la reactivación económica y la mayor flexibilidad de nuestro mercado laboral: estas dos piezas se complementan entre sí, y sin ambas funcionando a la vez, no será posible crear empleo neto” (Misma fuente, Pág. 29).

La demanda de trabajo lo demanda cuando lo necesita. En el año 2007 con un Estatuto de los Trabajadores que la Reforma Laboral ha cambiado, con una flexibilidad que ahora se ha dicho que era prácticamente nula, España consiguió su menor tasa de desempleo en décadas: 8,3%, cierto, cierto, con una calidad discutible en muchísimos casos, pero la tasa más baja en décadas; y, ¿por qué?, pues porque había demanda de trabajo y ahora no la hay, y por mucha flexibilidad que se inyecte eso no va a hacer que aumente.

Ya, que la flexibilidad es imprescindible para que haya reactivación. Nuevamente con el anquilosamiento que existía en el 2007 España crecía como un cohete … porque se daban los elementos que el Sr. Ministro de Economía expuso como causas de la crisis.

Otra vez: ¿por qué no se dice como está España?.

(Por cierto, al Sr. Mario Draghi se le está poniendo una cara de jugador de poker de impresión. Con un poco más de tiempo en ese puesto que ocupa se hubiera movido como pez en el agua en alguna de las mesas que poblaban aquellos barcos que impulsados por una enorme rueda de palas recorrían arriba y abajo el Mississippi).

Página 1 de 9

Copyright por Inveuro.com © 2014. Todos los derechos reservados.

Top Desktop version